Ir al contenido principal

Sobre crear, evaluar y juzgar: Prólogo a “Páginas escogidas” de Antonio Machado.

   “Mi costumbre de no volver nunca sobre lo hecho y de no leer nada de cuanto escribo, una vez dado a la imprenta, ha sido causa en esta ocasión de no poco embarazo para mí. El presentar un tomo de Páginas escogidas me obligó no sólo a releer, sino a elegir, lo que supone juzgar. ¡Triste labor! Porque un poeta, aunque desbarre, mientras produce sus rimas está siempre de acuerdo consigo mismo; pero, pasados los años, el hombre que juzga su propia obra dista mucho del que la produjo. Y puede ser injusto para consigo mismo: si, por amor de padre, con exceso indulgente, también a veces ingrato por olvido, pues la página escrita nunca recuerda todo lo que se ha intentado, sino lo poco que se ha conseguido.

   Si un libro nuestro fuera una sombra de nosotros mismos, sería bastante; porque francamente es mucho menos: la ceniza de un fuego que se ha apagado y que tal vez no ha de encenderse más. Y en el caso mejor, cuando nuestro libro nos evoca nuestra alma de ayer con la viveza de algunos sueños que actualizan lo pasado, echamos de ver que, entonces, llevábamos a la espalda un copioso haz de flechas que no recordamos haber disparado y que han debido caérsenos por el camino. La tristeza de volver sobre nuestra obra no proviene de la conciencia de lo poco logrado, sino de lo mucho que renunciamos a acometer. Nuestra incapacidad también en la merma de simpatía por nuestra obra y en la enorme distancia que media entre el momento creador y el crítico. En el primero coincidimos con la corriente de la vida, cargada de realidades virtuales que acaso no llegan nunca a actualizarse, pero que sentimos como infinitamente posibles; en el segundo estamos fuera de esta misma corriente, y aun fuera de nosotros, obligados a juzgar, a encerrar y distribuir las vivas aguas en los rígidos cangilones de las ideas ómnibus, a avaluar en moneda corriente lo más ajeno a toda mercadería. Es muy frecuente – casi la regla – que el poeta echa a perder su obra al corregirla. La explicación es fácil: se crea por intuiciones; se corrige por juicios, por relaciones entre conceptos. Los conceptos son de todos y se nos imponen desde fuera en el lenguaje aprendido; las intuiciones son siempre nuestras. Juzgarnos o corregirnos supone aplicar la medida ajena al paño propio. Y al par que entramos en razón y nos ponemos de acuerdo con los demás, nos apartamos de nosotros mismos; cuantas líneas enmendamos para afuera son otras tantas deformaciones de lo íntimo, de lo original, de lo que brotó espontáneo en nosotros.
   El poeta debe escuchar con respeto la crítica ajena, porque el libro lanzado a la publicidad ya no le pertenece. Él lo entregó a juicio de los hombres, sino que nadie le obligase a ello. Asístele, sin embargo, el derecho de no ser demasiado dócil a admoniciones y consejos, y le conviene, sobre todo, desconfiar aun de sus propias definiciones. No se define en arte, sino en matemática – allí donde lo definido y la definición son una misma cosa -. Ante la crítica dogmática y doctrinera, aun la propia inepcia puede sonreír desdeñosa.
      (…)
Baeza, 20 de abril de 1917.

Entradas populares de este blog

LA CONSTITUCION DE 1917

¿COMO SURGE LA CONSTITUCIÓN DEL 17?



Al realizarse las elecciones de miembros a la Convención Nacional Constituyente el 30 de julio de 1916 el colegialismo fue ampliamente derrotado. De 148.000 sufragantes cerca de 90.000 lo hicieron contra la Reforma. Sus adversarios, blancos y colorados anticolegialistas aparecían triunfantes. Sin embargo, luego del natural desconcierto producido por la derrota, reaccionaron los colegialistas proclamando la candidatura de Batlle y Ordoñez a la futura Presidencia de la República.

Ya que no querían el Colegiado tendrían nuevamente a Batlle al frente del gobierno unipersonal de País! El impacto en el Nacionalismo fue tremendo y se buscó un acuerdo con los colegialistas, que cristalizó en la designación de la "Comisión de Acuerdo Constitucional". De hecho se descartaba a la fracción colorada anticolegialista, minoría, que auspiciaba el sistema parlamentario.

¿CUAL FUE LA ACTITUD DEL Sr. BATLLE Y ORDOÑEZ ANTE LA REFORMA?

Aunque se mantuvo en forma s…

Las leyes, el mundo del empleo y la robótica. ¿qué hacemos? por @fedelagrotta

Una nota del blog argentino autoblog, nos ha inspirado a escribir sobre este tema. Allí se explica sobre la situación de un robot autónomo que no podría funcionar en el país por falta de legislación específica. Dicho robot es un tractor que estaría operativo en  California - Estados Unidos. Un año atrás, Montevideo también se vio sacudida por la llegada de Uber, una nueva aplicación informática que, entre otros aspectos, no estaba prevista en la legislación departamental y nacional. Estos dos ejemplos nos enseñan que, por una parte, los avances en el mundo cada día se expanden con mayor velocidad e igualdad y, por otra parte, el poder del Estado como regulador pierde ante la presencia de las nuevas tecnologías.

Los colorados en su laberinto ¿Cómo ser oposición?

Unos días atrás Fernando Amado (Batllistas Orejanos - Partido Colorado) anunció su intención de prestar el voto 50 que permitiría al Gobierno aprobar la rendición de cuentas, alegando entre otras cosas lo siguiente: "No nos sentimos cómodos con el libreto de la oposición en términos mayoritarios que dice que hay que hacer todo lo posible para embromar al Gobierno".