Ir al contenido principal

Palabras de Enrique Tarigo en el acto del 25 de noviembre de 1980 en el cine Arizona

  
Foto: Federico Lagrotta
" (...) Algunas cosas que no debieron haber pasado, pasaron en nuestro país y entre un sinnúmero de consecuencias infinitamente más graves, ellas nos impulsaron en lo personal, pasar de la docencia universitaria al periodismo político y del periodismo político a la actividad política, en la pequeña medida en que la actividad política parece estar permitida en estos últimos tiempos, no más de uno o dos meses, en esta especie de "Primavera de Praga" que un poco asombrados aún estamos viviendo los uruguayos, y que ha tenido la virtud, connatural a toda primavera, de remozarnos, de rejuvenecernos, de entibiarnos la sangre y entonarnos el corazón, de renovarnos el entusiasmo y la fe en la vida que, algunas veces, nos había parecido muerta de frío y en la oscuridad de este larguísimo invierno que desde el invierno de 1973 hemos estado viviendo los uruguayos todos.

   (...) No nos dejemos aturdir por los slogans que todo lo simplifican y que nada explican; no nos dejemos tentar por promesas absurdas, como esa que les ofrece a todos los jóvenes, de pelo corto o pelo largo, felices o disgustados, satisfechos o insatisfechos, votar por el SI este proyecto de Constitución con la promesa de convertirse después en protagonistas del quehacer político, porque bien sabemos que en este país y en estos últimos años los jóvenes de pelo largo han tenido que cortarse el pelo hasta para entrar en el liceo o en la facultad y porque bien sabemos que en este país y en estos últimos años estar disgustado o estar insatisfecho se ha convertido en un síntoma peligroso, y que para mostrar disgusto o insatisfacción frente a cualquier resolución gubernamental injusta o arbitraria - ¡ y han sido tantas en estos últimos años! -, los jóvenes y los no jóvenes han debido refugiarse en el seno de la familia o en la rueda de los amigos íntimos y, en todo caso, bajar la voz, por las dudas. 
   (...) A los slogans, a las promesas deshonestas y falaces, a los consejos de quienes no tienen ni talento ni virtudes para darlos, respondamos con nuestra actitud de hombres libres e inteligentes; razonemos con libertad, reflexionemos con independencia de juicio, analicemos con honradez intelectual y moral este texto que nos han propuesto sesenta y tantas personas que se reunieron por sí y ante sí y que se autodenominaron "Asamblea Constituyente", sin que el Poder Constituyente, el poder que por definición misma radica en la Nación, en el pueblo entero, tuviera la mínima participación de ello, sin que una sola de esas personas pudiera ostentar la mínima representatividad, sin que a ninguna de esas sesenta y tantas personas ninguno de los dos millones de hombres y mujeres con derecho a voto le hubiéramos conferido mandato ni encargo alguno para proyectar, elaborar y redactar el texto de una Constitución.  
   (...) Votaremos, No para no hacernos cómplices de todo lo que ha pasado en este país desde el 27 de junio de 1973. Para no ratificar nosotros las disposiciones legislativas y administrativas y los actos de gobierno dictados desde esa fecha. Entre ellos los decretos del 27 de junio de 1973 por los que se disolvieran las Cámaras de Senadores y de Representantes y las Juntas departamentales y se limitara el derecho a reunión. Para no convalidar nosotros, los actos institucionales que suprimieran las elecciones que debieron haberse cumplido en noviembre de 1976, que abolieran la independencia del Poder Judicial, que pasaran a disponibilidad a todo funcionario público, etc. 
   Para no hacernos cómplices de todo ello, y de todo lo demás que ustedes y yo sabemos ha acontecido en este país en estos siete años, es que votaremos NO.
   ¡Arriba los corazones!
   ¡Y a vencer en las urnas, que el triunfo en las urnas es el único al que aspiramos los hombres libres!"

Extraido de * Lagrotta, M - Leonís, E. (2015), Biografía política de Enrique Tarigo "Mis puchas razones", Montevideo y Uruguay, Editorial Planeta. pp 81 a 84

Entradas populares de este blog

LA CONSTITUCION DE 1917

¿COMO SURGE LA CONSTITUCIÓN DEL 17?



Al realizarse las elecciones de miembros a la Convención Nacional Constituyente el 30 de julio de 1916 el colegialismo fue ampliamente derrotado. De 148.000 sufragantes cerca de 90.000 lo hicieron contra la Reforma. Sus adversarios, blancos y colorados anticolegialistas aparecían triunfantes. Sin embargo, luego del natural desconcierto producido por la derrota, reaccionaron los colegialistas proclamando la candidatura de Batlle y Ordoñez a la futura Presidencia de la República.

Ya que no querían el Colegiado tendrían nuevamente a Batlle al frente del gobierno unipersonal de País! El impacto en el Nacionalismo fue tremendo y se buscó un acuerdo con los colegialistas, que cristalizó en la designación de la "Comisión de Acuerdo Constitucional". De hecho se descartaba a la fracción colorada anticolegialista, minoría, que auspiciaba el sistema parlamentario.

¿CUAL FUE LA ACTITUD DEL Sr. BATLLE Y ORDOÑEZ ANTE LA REFORMA?

Aunque se mantuvo en forma s…

Las leyes, el mundo del empleo y la robótica. ¿qué hacemos? por @fedelagrotta

Una nota del blog argentino autoblog, nos ha inspirado a escribir sobre este tema. Allí se explica sobre la situación de un robot autónomo que no podría funcionar en el país por falta de legislación específica. Dicho robot es un tractor que estaría operativo en  California - Estados Unidos. Un año atrás, Montevideo también se vio sacudida por la llegada de Uber, una nueva aplicación informática que, entre otros aspectos, no estaba prevista en la legislación departamental y nacional. Estos dos ejemplos nos enseñan que, por una parte, los avances en el mundo cada día se expanden con mayor velocidad e igualdad y, por otra parte, el poder del Estado como regulador pierde ante la presencia de las nuevas tecnologías.

Los colorados en su laberinto ¿Cómo ser oposición?

Unos días atrás Fernando Amado (Batllistas Orejanos - Partido Colorado) anunció su intención de prestar el voto 50 que permitiría al Gobierno aprobar la rendición de cuentas, alegando entre otras cosas lo siguiente: "No nos sentimos cómodos con el libreto de la oposición en términos mayoritarios que dice que hay que hacer todo lo posible para embromar al Gobierno".