Ir al contenido principal

Los inicios del Partido Colorado, narrado por Rodíguez Fabregat y Göran Lindahl.



Rodriguez Fabregat. Batlle y Ordóñez El reformador.

(…)

   1830 señala el comienzo de la vida nacional. Dueño de una maravillosa aptitud para lo heroico, el pueblo uruguayo, entró en sus destinos con el arma al brazo para continuar combatiendo.
   En 1830 Rivera va a inaugurar el gobierno de la República. Y esto ahonda ya la separación, fuerte como un agravio, entre los antiguos tenientes artiguistas. La República podrá orientarse con él en el sentido democrático que le da lejano origen. Pero don Juan Manuel de Rosas se ha adueñado en Buenos Aires de toda la suma de poder y comienza el sangriento unicato que solo termina en Caseros. Las fuerzas de la regresión rosista, y las que en su torno se agrupan, han de gravitar necesariamente sobre el Uruguay. Montevideo comienza siendo entonces refugio y terminará siendo baluarte. Un baluarte de más de diez años de asedio sometido a todas las probaciones, todos los agravios, todas las agresiones, todos los martirios. Desde antes de Cagancha hasta después de terminado el Sitio; y, más todavía: desde Julio de 1832 con el primer levantamiento de Lavalleja, y desde abril de 1833 con la primer invasión argentina, y desde 1839 con la invasión de Echagüe, y desde 1843 con la invasión de Urquiza y Oribe, Montevideo es a través de Cagancha y Arroyo Grande, de India Muerta y el Sitio, el más firme, el más heroico reducto desde el cual se está salvando con las libertades rioplatenses el credo democrático de Mayo.
   Y van corridos apenas veintidós años desde la Independencia. Sobre territorio oriental ha pasado, una y otra vez, más de las que van citadas, el tropel de las legiones. Por las aguas del Plata han interrumpido una y otra vez escuadras extranjeras que primero lo defendieron y luego lo defraudaron. Pero no se ha podido abrir un surco en la tierra, sembrar un puñado de trigo, construir un camino, sanear una ciudad, establecer una industria fuera del rudimento de industria pastoril venido de la Colonia, comerciar, cambiar, tomar contacto eficiente con los otros pueblos del mundo. Y sin embargo en pleno Sitio Grande se fundaba la Universidad de la República. Tal como Artigas, en plena lucha contra todos, fundaba en 1816 la Biblioteca Nacional e imponía ese día en su campamento guerrero este santo y seña de su augurio: “Sean los orientales tan ilustrados como valientes”.
   Es que aún en los rencores y las aperturas del Sitio, los defensores que eran el Partido Colorado mantenían su fe civilista y su credo político y social. Fue acaso allí, en el Sito, que el Partido Colorado cobró aquel aliento de humanismo y universalidad que luego, recobraría y afirmaría categóricamente con Batlle.
   A los violentos sacrificios de la guerra se sucedían ahora los tremendos sacrificios de la paz. El cuadro era de aflicción. La Hacienda en ruinas. El tesoro en ruinas. El País en ruinas. Todo recurso posible había sido consumido en la hoguera del Sitio. La fortuna privada no existía. Los guerreros vivían como pordioseros. Un viajero inglés no pudo “ver” a Garibaldi en su casa porque no tenía velas para alumbrarse. En los reposos del combate, Bartolomé Mitre escribía sus “Rimas” a la luz de un velón de aceite en la cocina de Andrés Lamas. El gobierno tomaba “fiado” de los comerciantes que aún tenían provisiones y se endeudaba con los prestamistas y los vendedores de armas. Cuando ya no hubo recursos para sostener la lucha, fue hipotecado el edificio del Cabildo, fue vendida la Plaza Independencia, fue vendida la Plaza Constitución, fue vendido el Cuartel de Dragones.

(…)

Göran Lindahl. Batlle, fundador de la democracia.

(…)

   Cuando el primer presidente del Uruguay, el general Fructuoso Rivera, entregó el mando en 1834, eligió al general Manuel Oribe como sucesor, pero su intención evidente era conservar el poder real como Comandante General de la Campaña. El Conflicto que estalló entre Rivera y Oribe se complicó con los sucesos de la Argentina en donde Rosas y los federales estaban en el poder. En 1836 Rivera se rebeló contra el gobierno legal y Rosas envió ayuda a Oribe. El 10 de agosto de 1836 Oribe ordenó a policías, soldados y empleados públicos que usaran una divisa blanca con el lema “Defensor de las Leyes”. Esta fecha es considerada como el día de la creación del Partido Blanco, que más adelante adoptaría el nombre de Partido Nacional y cuyo fundador fue Oribe.
   Los seguidores de Rivera parecen haber usado divisas azules, pero el azul se decoloraba con el sol transformándose en blanco, como una expresión simbólica, por así decirlo, de la escasa diferencia existente entre los dos partidos. Para facilitar la lucha los partidarios de Rivera comenzaron a usar banderas y divisas rojas; de ahí el nombre del Partido Colorado, del que Rivera es considerado fundador.
   Los colorados consideran la Guerra Grande como una lucha por la democracia y la libertad contra la dictadura y la servidumbre. Por supuesto que Rosas fue un dictador, aunque los blancos han sostenido que Oribe no era, en modo alguno, tan cruel como él y que Rivera también era un tirano. Los colorados señalan que Oribe, aunque se proclamase un ferviente nacionalista era, en realidad, un subordinado de Rosas.
  Los partidos no eran apoyados por grupos sociales homogéneos aunque la mayoría de las familias católicas y españolas del periodo colonial probablemente fueron nacionalistas y los inmigrantes más recientes, en muchos casos provenientes de Francia, Italia y las Islas Británicas, prefirieron al Partido Colorado.

(…)

Entradas populares de este blog

LA CONSTITUCION DE 1917

¿COMO SURGE LA CONSTITUCIÓN DEL 17?



Al realizarse las elecciones de miembros a la Convención Nacional Constituyente el 30 de julio de 1916 el colegialismo fue ampliamente derrotado. De 148.000 sufragantes cerca de 90.000 lo hicieron contra la Reforma. Sus adversarios, blancos y colorados anticolegialistas aparecían triunfantes. Sin embargo, luego del natural desconcierto producido por la derrota, reaccionaron los colegialistas proclamando la candidatura de Batlle y Ordoñez a la futura Presidencia de la República.

Ya que no querían el Colegiado tendrían nuevamente a Batlle al frente del gobierno unipersonal de País! El impacto en el Nacionalismo fue tremendo y se buscó un acuerdo con los colegialistas, que cristalizó en la designación de la "Comisión de Acuerdo Constitucional". De hecho se descartaba a la fracción colorada anticolegialista, minoría, que auspiciaba el sistema parlamentario.

¿CUAL FUE LA ACTITUD DEL Sr. BATLLE Y ORDOÑEZ ANTE LA REFORMA?

Aunque se mantuvo en forma s…

Las leyes, el mundo del empleo y la robótica. ¿qué hacemos? por @fedelagrotta

Una nota del blog argentino autoblog, nos ha inspirado a escribir sobre este tema. Allí se explica sobre la situación de un robot autónomo que no podría funcionar en el país por falta de legislación específica. Dicho robot es un tractor que estaría operativo en  California - Estados Unidos. Un año atrás, Montevideo también se vio sacudida por la llegada de Uber, una nueva aplicación informática que, entre otros aspectos, no estaba prevista en la legislación departamental y nacional. Estos dos ejemplos nos enseñan que, por una parte, los avances en el mundo cada día se expanden con mayor velocidad e igualdad y, por otra parte, el poder del Estado como regulador pierde ante la presencia de las nuevas tecnologías.

Los colorados en su laberinto ¿Cómo ser oposición?

Unos días atrás Fernando Amado (Batllistas Orejanos - Partido Colorado) anunció su intención de prestar el voto 50 que permitiría al Gobierno aprobar la rendición de cuentas, alegando entre otras cosas lo siguiente: "No nos sentimos cómodos con el libreto de la oposición en términos mayoritarios que dice que hay que hacer todo lo posible para embromar al Gobierno".