Ir al contenido principal

Discurso de Domingo Arena sobre Batlle y Ordoñez (Parte I)

Articulo publicado por el Dr. Domingo Arena en el suplemento de "El Día", el 20 de Octubre de 1933.

Por suerte, he dicho y escrito muchas apologías a Batlle y no me siento inclinado a otras, porque a mi tosco lirismo, le seria difícil dar notas más altas que las dadas. Pero ello no obsta, que siempre que se ofrezca, hable o escriba en tono llano sobre el gran hombre, para acentuar alguna de sus múltiples facetas. Considero que Batlle, aún para sus admiradores, es un inmenso espectáculo apenas entrevisto y que los que han tenido la fortuna de penetrarlo, están en el deber de subrayar, con hechos y anécdotas, sus principales características, para proporcionar el material, todavía disperso, con que el historiador futuro ha de tallar el monumento que le debe la conciencia nacional.

Hoy voy a hablar, con perfecto conocimiento, del sacrosanto respeto que sentía Batlle por la pureza electoral y por todos los actos públicos y privados que le fueran afines. Era, por encima de todo, un republicano orgánico, constitucional. Todos los bienes populares que ansiaba y a los que consagro su vida, los esperaba una buena organización republicana. Reconocía que la democracia era una madre todavía demasiado joven para dar todos sus frutos, pero esperaba tranquilo y confiado, que ellos se acrecerían y se perfeccionarían con el transcurso del tiempo severamente empleado. De ahí el tesón constante y esperanzado que consagró a aquella perfección. De ahí que no obstante comprender y justificar las más vivas reacciones de los oprimidos, no admitiese las violencias extremistas cuando la voluntad popular podía manifestarse eficazmente por el voto, porque entendía que estaba en mano de las masas agruparse y diciplinarse y adueñarse de sus destinos con sólo llevar al gobierno a los intérpretes de sus anhelos. Por ello su afán de difundir la cultura para que aquella formasen conciencia de su poder y supieran ejercerlo.

Por lo mismo su empeño de suprimir al Presidente, con el cual, la República, se le aparecía como una nave siempre en peligro con su centro de gravedad en manos del capitán, quien podría hacerla zozobrar, a su capricho, en plena bonanza!

Con su insuperable espíritu democrático, se comprende el solemne culto que le inspiraban a Batlle la Soberanía Nacional y el voto ciudadano por lo cual se manifiesta. La burla que hicieran de una y otro los desgobiernos de antaño, unida a la desconsideración hacia la personalidad humana - otro de los cultos del prócer - fueron las que principalmente lo empujaron a las violencias de la oposición. Para Batlle, el votante fué siempre un personaje, augusto, al que se le debían todos los respetos y todas las garantías, desde que era una parte del soberano y el elemento esencial del buen gobierno. Atentar contra un votante o falsificar un voto le resultaban iniquidades execrables - sólo eclipsadas, naturalmente, por su suprema execrabilidad del ataque a la misma soberanía. El mejor de los amigos o el más obsecuente de sus servidores perdían su consideración si los sorprendía en un fraude electoral.

Políticamente, pocas cosas temió tanto Batlle como el triunfo electoral blanco. Aunque siempre tuvo la pesadilla de que la tiranía fuese el fruto degenerado de la presidencia - por algo tragó tanta bilis por no irritar a algunos presidentes - ninguna tiranía le parecía más azoradora que la blanca, porque la imaginaba nacida enferma de atávicas crueldades. Sin embargo, estoy seguro, se lo he oído muchas veces, que hubiese dejado ir a los blancos al gobierno, si ganaban legítimamente la elección, por un voto; y habría fulminado al que hubiese adulterado un voto para evitar lo que le habría parecido una catástrofe nacional. Es por encima de todos sus temores, estaba la verdad electoral, esencia de la vida republicana, sin cuyo respeto la democracia es un mito!


- Fin Parte I -

Entradas populares de este blog

LA CONSTITUCION DE 1917

¿COMO SURGE LA CONSTITUCIÓN DEL 17?



Al realizarse las elecciones de miembros a la Convención Nacional Constituyente el 30 de julio de 1916 el colegialismo fue ampliamente derrotado. De 148.000 sufragantes cerca de 90.000 lo hicieron contra la Reforma. Sus adversarios, blancos y colorados anticolegialistas aparecían triunfantes. Sin embargo, luego del natural desconcierto producido por la derrota, reaccionaron los colegialistas proclamando la candidatura de Batlle y Ordoñez a la futura Presidencia de la República.

Ya que no querían el Colegiado tendrían nuevamente a Batlle al frente del gobierno unipersonal de País! El impacto en el Nacionalismo fue tremendo y se buscó un acuerdo con los colegialistas, que cristalizó en la designación de la "Comisión de Acuerdo Constitucional". De hecho se descartaba a la fracción colorada anticolegialista, minoría, que auspiciaba el sistema parlamentario.

¿CUAL FUE LA ACTITUD DEL Sr. BATLLE Y ORDOÑEZ ANTE LA REFORMA?

Aunque se mantuvo en forma s…

Las leyes, el mundo del empleo y la robótica. ¿qué hacemos? por @fedelagrotta

Una nota del blog argentino autoblog, nos ha inspirado a escribir sobre este tema. Allí se explica sobre la situación de un robot autónomo que no podría funcionar en el país por falta de legislación específica. Dicho robot es un tractor que estaría operativo en  California - Estados Unidos. Un año atrás, Montevideo también se vio sacudida por la llegada de Uber, una nueva aplicación informática que, entre otros aspectos, no estaba prevista en la legislación departamental y nacional. Estos dos ejemplos nos enseñan que, por una parte, los avances en el mundo cada día se expanden con mayor velocidad e igualdad y, por otra parte, el poder del Estado como regulador pierde ante la presencia de las nuevas tecnologías.

Los colorados en su laberinto ¿Cómo ser oposición?

Unos días atrás Fernando Amado (Batllistas Orejanos - Partido Colorado) anunció su intención de prestar el voto 50 que permitiría al Gobierno aprobar la rendición de cuentas, alegando entre otras cosas lo siguiente: "No nos sentimos cómodos con el libreto de la oposición en términos mayoritarios que dice que hay que hacer todo lo posible para embromar al Gobierno".